Al parecer, algunos compañeros del magistrado Álvaro García, en la Sala Civil, estarían bloqueando la elección, pese a que ellos mismos decidieron apoyar por unanimidad su nombre. Además, fue el vicepresidente el año pasado y, por tradición, debería ocupar el cargo de presidente. Sin embargo, lo máximo que ha obtenido son 14 votos y necesita 16. Parecería que un grupo de magistrados quiere demorar la elección, mientras avanza la selección de candidatos a la Registraduría, cuyo titular actual, Juan Carlos Galindo, termina en diciembre. En su elección participan los presidentes de las cortes. Otro problema es que falta la elección de cinco magistrados: dos de la Sala Laboral y tres de la Penal. Aun cuando la Corte está integrada por 23 magistrados, con la falta de 5 solo hay 18, muy débil número para asegurar una mayoría de 16 para cualquier candidatura.

Cierto o no, cada vez se complica más esta elección.