En el Concejo de Bogotá comenzó la puja por la presidencia de la corporación para el próximo año y hay vientos de división.

Según los acuerdos políticos, la presidencia del Concejo le corresponde el próximo año al Polo Democrático Alternativo, bancada que tiene acordado postular al concejal Álvaro Argote, quien ya cumple 19 años en el cabildo distrital.

Sin embargo, algunos sectores quieren hacerles conejo a esos acuerdos políticos: varios concejales de la Alianza Verde están impulsando discretamente la candidatura a la presidencia de Julián Espinosa, un concejal que consideran cercano a la alcaldesa, Claudia López, y quien cumple su primer periodo en el cabildo distrital, tras lograr cerca de quince mil votos en las pasadas elecciones regionales.

La puja está en su punto más alto; incluso, no todos los doce concejales de la Alianza Verde están de acuerdo con romper los acuerdos políticos; además, otras bancadas tampoco ven con muy buenos ojos esa maniobra.

Lo que podría pasar es que aparezca un gallo tapado, una candidatura alterna a la presidencia del Concejo. La elección es el próximo martes; habrá que esperar en qué termina todo esto.