En la terna que el presidente Duque alista para que el Senado elija al nuevo magistrado de la Corte Constitucional, para reemplazar al magistrado conservador Carlos Bernal, quien renunció, suenan dos «palos»: el constitucionalista Rafael Nieto, más derechista que Bernal, y suena Abelardo de la Espriella, también de derecha. Y la terna la completaría María Carmelina Londoño, del Opus Dei, de la Universidad de la Sabana. El ministro Lucena, que también sonaba, sería el candidato del Gobierno a la Defensoría del Pueblo.

Si esa es la terna, como dicen, comienza a peligrar el espíritu progresista de la Corte Constitucional.