Desde esta sección hemos venido denunciando semana tras semana la historia de una serie de obras inconclusas que con el pasar de los días terminan abandonadas, con millonarios sobrecostos y convertidos en verdaderos elefantes blancos.

La Contraloría General identificó dos mil proyectos en todo el país que nunca se terminaron, muchos de ellos que ya están en ruinas, pese a que se destinaron millonarios recursos para su culminación. Un cálculo aproximado indica que hay $ 25 billones comprometidos con esta serie de obras inconclusas.

Pues bien, de esas dos mil obras inconclusas, 1128 se lograron reactivar por medio de acuerdos alcanzados con los contratistas.

Y aquí viene lo grave: después de un seguimiento a la reactivación de esas obras, la Contraloría General encontró cerca de una docena de casos en los cuales los contratistas volvieron a incumplir con sus compromisos, no reactivaron los trabajos y hoy esas obras siguen en las mismas condiciones de abandono.

La Contraloría alista la divulgación del primer informe con los nombres de esos contratistas que se las quieren dar de vivos haciéndoles conejo a los elefantes blancos.