La Procuraduría formuló pliego de cargos contra el exgobernador del Meta Alan Jara, por la adquisición presuntamente irregular de un crédito de diez mil millones de pesos para financiar la refinería de ese departamento, Llanopetrol.

Para el Ministerio Público, Jara adquirió el crédito sin que existiera un contrato formal para que la Gobernación, en ese momento desempeñada por Jara, ejecutara el proyecto. El crédito fue respaldado con cinco pagarés a favor del Banco de Bogotá, que fue el prestamista; los pagarés tenían un valor superior a diez mil millones de pesos. Jara es acusado de adquirir el crédito, sin tener en cuenta el presupuesto de gastos avalado por la Asamblea Departamental del Meta.

En el juicio disciplinario, la Procuraduría revelará 29 pruebas contra Jara, entre las que figuran las actas para la adquisición de esa obligación crediticia.

¿Qué se hicieron los diez mil millones? Las autoridades rastrean ahora su destino porque el proyecto de la refinería jamás empezó… ¡y ese malabar ocurrió hace cuatro años!