La Asamblea General de Naciones Unidas no tuvo un buen inicio para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El mandatario llevaba como eje central de su intervención la tesis de que él ha logrado los mayores logros en la historia de su país. Esa afirmación, por supuesto, terminó por producir un hecho nunca antes visto en la ONU.

En primer lugar, Trump llegó tarde; aun cuando estaba programado para hablar a las 10:15 a. m., el presidente salió de la Torre Trump, situada en la Quinta Avenida de Nueva York, a las 10:08 a. m. Por supuesto, en apenas siete minutos no alcanzó a llegar a tiempo y se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos, en los 73 años de historia de la ONU, que llega tarde a la histórica cita. En vista de su retraso, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, se vio obligado a tomar el turno.

Y luego se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos, en toda la historia de la ONU, en recibir burlas generalizadas de la Asamblea General tras iniciar su intervención.