Han pasado casi tres años desde que nuestra selección de fútbol logró la clasificación al Mundial de Rusia 2018 y aún sigue viva la investigación por la reventa de boletas para esos partidos.

Aunque la Superintendencia de Industria y Comercio ya impuso millonarias multas a las firmas encargadas de la venta de las boletas, aún falta un fallo definitivo sobre este tema que podría cobijar a altos directivos de la Federación Colombiana de Fútbol y que está en manos del superintendente, Andrés Barreto.

Ahora resulta que al superintendente le han pedido que se declare impedido para tomar una decisión debido a que se pronunció sobre el tema en varios medios de comunicación y anticipando lo que podría ser una decisión. Parecería que ninguna de las declaraciones que el superintendente Barreto concedió tenían contenido distinto a que se investigaba el tema, pero jamás anticipó resultados. Luego, como que el súper seguirá al frente.

El balón está ahora en la cancha del superindustria, quien tendrá que tomar una decisión, eso sí, revisando todo lo que ha dicho sobre este tema y sin la ayuda del VAR.