El inversionista italiano Alessandro Corridori, señalado por la Fiscalía de ser uno de los cerebros del descalabro de Interbolsa, acaba de perder un millonario pleito.

Corridori demandó al Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafín) por incumplir supuestamente con la supervisión del trabajo del agente liquidador de Interbolsa y pretendía una indemnización de $ 107.000 millones.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca había negado hace un año las pretensiones de Corridori; sin embargo, su apoderado pidió la nulidad del fallo con el argumento de que nunca le fue notificado. Hoy, el tribunal no solamente dejó el firme el fallo al

negar la indemnización a Corridori, sino que además lo condena a pagar casi cien millones de pesos para cubrir los gastos que demandó el proceso.

Queda claro el proverbio: ir por lana y salir trasquilado.