Si una de las cámaras no acepta las objeciones del presidente a la ley estatutaria de la JEP, ¿qué pasará?

Que las objeciones no fueron aceptadas y, por lo tanto, la ley quedaría en el limbo, sin decisión… Y es lo que puede ocurrir: que el Senado vote a favor de las objeciones, pero la Cámara no. Las cuentas de los agentes 001 mostraban esta tarde las siguientes cifras: en el Senado habría 55 votos en contra de las objeciones, es decir, mayoría, y en la Cámara, la mayoría en contra sería mucho más amplia: más de noventa de los 172 representantes.

Si son las dos cámaras las que votan en contra de las objeciones, la ley estatutaria quedaría en firme y el presidente tendría que sancionarla. ¡Qué enredo tan maravilloso!