La Secretaría de Movilidad de Bogotá, como se sabe, declaró insubsistente al jefe de la oficina TIC, Alexánder Ricardo Andrade, acusado de entregarle dos millonarios contratos a su cuñado.

La olla la destapó el concejal Andrés Forero al poner en evidencia el conflicto de interés del funcionario, quien aprovechó su cargo para adjudicar contratos por $ 1450 millones a la empresa Fundatic, cuyo único socio y fundador era Óscar Iván Soto, el esposo de su hermana Mónica Tatiana Ricardo Andrade. Ricardo Andrade era el encargado de evaluar y seleccionar las propuestas ganadoras y, curiosamente, la de su cuñado fue la más favorable para la entidad.

El funcionario habría incurrido en el delito de interés indebido en la celebración de contratos, al no cumplir con su deber de declararse impedido por conflicto de interés.