Unas imágenes que no se veían desde hace muchísimos años se observan ahora en los cerros protegidos entre Santander y Boyacá, donde han reaparecido pumas, tigrillos, leopardos y osos.

Las autoridades ambientales que se dedican a preservar las montañas en Duitama, Charalá, Encino y Gámbita instalaron unas cámaras escondidas con las cuales han captado a varios de esos mamíferos, al igual que a varias aves caminadoras. Las imágenes son realmente maravillosas: animales como el puma concolor, el tigrillo lanudo, los zorrillos, el armadillo de nueve bandas, el pecarí y el oso hormiguero han sido registrados por los técnicos de la Universidad Nacional y Parques Nacionales Naturales. También han sido grabadas aves amenazadas como el gualilo y la perdiz.

Los expertos están monitoreando la biodiversidad de esa área para apoyar los programas de conservación y protección de nuestra fauna maravillosa.