Se congelaron las elecciones de altos funcionarios de la administración de Bogotá.

La elección de los jefes de los organismos de control en Bogotá entró en pausa; se suspendió hasta nueva orden por la emergencia generada por el coronavirus. Las pruebas académicas que debía realizar la Universidad Nacional se cancelaron debido a la imposibilidad de llevar a cabo un examen presencial. La nueva fecha para realizarlas aún está por ser definida.

A esto, se suma que las elecciones tanto de personero como de contralor debe hacerlas el Concejo en sesiones ordinarias. El actual periodo de sesiones ordinarias termina en mayo y seguramente no habrá para entonces resultados de las pruebas académicas. El próximo periodo de sesiones ordinarias en el Concejo va de junio a julio, pero, para esa época, la prioridad será tramitar el proyecto del plan de desarrollo de la alcaldesa, Claudia López. Solo hasta agosto, en el nuevo periodo de sesiones ordinarias, el Concejo podría adelantar la elección.

Todo indica que tanto la personera encargada, Jazmín Cabrales, al igual que la contralora encargada, María Anayme Barón, tienen encargo para rato. El inesperado alargue equivale a cambiar el fácil black jack por el complicado póker. Se enredó el juego.