El año pasado, decenas de empresas se acogieron al proceso de reorganización.

Hubo un crecimiento del 32,6 %. En 2018 fueron 529 y en 2017, tan solo 399. El Gobierno nacional está preparando un plan de salvamento económico. Fiducóldex, sociedad adscrita al Ministerio de Comercio y filial de Bancóldex, tiene listo un salvavidas para estas sociedades. Se trata de que la sociedad en crisis, por decir algo, una fábrica de camisas, pueda crear una fiducia en Fiducóldex. Allí reposarán los activos sanos de la sociedad, para el ejemplo, máquinas de coser, telas, etc. Un comité de la fiduciaria, previa aprobación de un juez de quiebras, aprobará créditos que no entran a la sociedad en crisis, sino que llegan a la fiducia y desde allí se gira a los acreedores.

El objetivo es darle liquidez a la sociedad en crisis sin que el gobierno aporte un solo peso de salvamento.