¿Acepta la JEP, sí o no, al exsenador Musa Besaile, uno de los Ñoños, para ser juzgado en ese tribunal?

Para que todos lo tengan presente, la historia es esta: en su condición de servidor público, no miembro de la fuerza pública, a finales de 2018 Besaile solicitó su ingreso a la JEP y dada su condición, lo hizo de manera voluntaria.

El señor Besaile, desde el año 2007 está siendo investigado por la Corte Suprema de Justicia por varios delitos, tres de los cuales presentó a la JEP para solicitar su ingreso: 1. Concierto para delinquir agravado por relación con el paramilitarismo. 2. Cohecho. 3. Peculado por apropiación, por hechos de presunta corrupción con funcionarios de la Corte Suprema de Justicia que adelantaban investigaciones sobre el paramilitarismo.

Estudiada en una primera fase la solicitud de Besaile por la JEP, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas concluyó, preliminarmente, que su sometimiento es viable por esos delitos y dio inició al trámite correspondiente.

Para ello, la sala le requirió a Besaile la presentación de una propuesta de aporte a la verdad, a la reparación y a la no repetición. Besaile procedió a presentar una propuesta que la Sala de Definición le devolvió para que complementara y concretara de acuerdo con los estándares fijados por la jurisdicción. Presentados los ajustes requeridos, la sala resolvió, en fase preliminar, aceptar el sometimiento por los tres delitos enunciados e inició el proceso de verificación de los compromisos adquiridos.

En próxima fecha, en audiencia pública, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas escuchará los hechos presentados, respecto de los cuales deberá acreditar relación directa o indirecta con el conflicto. Esa información será debidamente analizada y contrastada por la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas. Por ahora, dicha sala negó la concesión del beneficio de libertad.