Las creencias religiosas son, a veces, factores de fuertes controversias y en muchos casos han sido la causa para guerras nacionales o internacionales.

Ya ustedes vieron cómo mediante sentencias judiciales algunos de los opositores del presidente Duque atacaron sus invocaciones católicas a la Virgen de Chiquinquirá. Pues, un alto funcionario del Estado, el señor Carlos Baena, exsenador de la República, es hoy viceministro del Interior para la participación e igualdad de derechos. Baena es pastor de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, de la que su líder máximo es la señora María Luisa Piraquive.

El señor Baena le saca unos minutos a su agenda de gobierno para realizar la labor evangelizadora en su Iglesia. Baena dedicó su intervención a pedirles a los miembros de su Iglesia que no se metan en chismes; dice el viceministro que la persona chismosa tiene una actitud inadecuada, incorrecta, que está averiguando cosas que no le corresponden y está divulgando asuntos que pueden afectar la honra de otras personas, y cita el libro de Proverbios de la Biblia donde se invoca la prudencia. Agregó que eso es lo que le ayuda a uno en la vida: ser prudente, no involucrarse en chismes, no estar en comentarios.

Qué pena con el viceministro Baena, de pura chismosa, encontré su intervención en YouTube.