El presidente saldrá el domingo en la tarde de Bogotá y regresará el lunes; estará menos de 24 horas en Buenos Aires. Será una visita de Estado, la primera de Duque a la Argentina. Su viaje le permitirá al mandatario colombiano obtener de su colega argentino la refrendación del apoyo a las gestiones políticas y diplomáticas que se realizan contra el gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro.

Macri y Duque se identifican por la fuerza con la que ambos participan en el llamado Grupo de Lima; ese es el escenario donde doce países latinoamericanos juegan sus cartas para tratar de poner fin a la llamada usurpación del poder en Venezuela.

La agenda oficial de Duque en Buenos Aires comenzará muy temprano en la mañana del lunes, con su visita a la Casa Rosada, sede presidencial.

Macri, desde su llegada al poder en diciembre de 2015, ha propuesto avanzar en un acuerdo de integración entre Mercosur, integrado solo por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, y la Alianza del Pacífico, formada por Colombia, México, Perú y Chile.

Macri recibirá mañana, también en visita de Estado, al presidente Jair Bolsonaro, de Brasil, con quien tiene grandes afinidades políticas.

Argentina, Brasil y Colombia, como gobiernos de centro derecha, forman el tridente más fuerte contra Maduro.