La Corte Constitucional está tan dividida sobre el tema del glifosato, que varios magistrados recordaron el fallo vigente de la misma Corte que suspendió la aspersión aérea con glifosato.

Dijo el fallo que para reanudar la aspersión aérea con glifosato deben observarse seis condiciones:

  1. Regulación enfocada a los riesgos de la salud.
  2. Diseño de un modelo de evaluación del riesgo continuo.
  3. Revisión automática de las decisiones que se toman sobre la aspersión con glifosato.
  4. Implementación de ajustes en los procedimientos de queja, los cuales deben ser comprensivos, independientes, imparciales y vinculados con la evaluación del riesgo.
  5. La evidencia objetiva y concluyente que demuestre ausencia de daño para la salud y el medioambiente.
  6. Solo en caso de que la sustitución voluntaria falle y luego del fracaso de la erradicación manual, podrá acudirse a la aspersión aérea con glifosato.

Conclusión de unos magistrados: larguísimo camino el que se debe recorrer para volver a la aspersión aérea con glifosato. Conclusión de otros: no hay vía distinta a la de recurrir al glifosato.

Lo dicho: ¡tsunami en la Corte!