Si la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, renuncia para competir en las elecciones presidenciales, son varias las mujeres que se mencionan dentro de la baraja que consideraría el presidente para reemplazarla.

Lo interesante es que dos expresidentes que están en la coalición de gobierno quieren para sus respectivas colectividades que la escogida sea de ese partido: el expresidente Uribe quiere que sea una mujer del Centro Democrático y el expresidente Pastrana, que sea del Partido Conservador.

En el conservatismo, su principal, y prácticamente única carta, es la actual directora de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional, Ángela Ospina de Nicholls, quien reúne suficientes cualidades para ser la vicepresidenta, según miembros del directorio conservador. La señora Ospina de Nicholls es nieta y tataranieta de los expresidentes conservadores Mariano Ospina Pérez y Mariano Ospina Rodríguez, respectivamente, y además, es madre de Sabina Nicholls, esposa de Santiago Pastrana, hijo del expresidente Andrés Pastrana.

Pero en el sonajero están María Paula Correa, mano derecha del jefe de Estado; las ministras de transporte, Ángela María Orozco; de Educación, María Victoria Angulo, y la de las TIC, Karen Abudinen.

Publicidad

No hay pistas claras; se dice que la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, solo estaría en su cargo hasta el 15 de marzo.