La siguiente es una de esas historias que solo pasan en nuestro país. ¡El colmo de los colmos!

La sanción al juez sucedió en Puerto Rico (Caquetá); allí, el juez primero promiscuo municipal John Freddy Espindola Soto se ausentó en varias oportunidades de su trabajo con el argumento de problemas de salud. Ante sus reiteradas ausencias, el Tribunal Superior del Caquetá decidió informar a la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, órgano encargado de investigar y sancionar a los abogados y a los funcionarios judiciales.

Lea además: Nueve efectos secundarios del COVID-19 que podrían durar meses

Y aquí, escuchen esta bomba: ¿saben qué descubrió la magistrada de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial Magda Acosta, quien investigó el tema? Que las incapacidades médicas presentadas por el juez eran falsas y en uno de los diagnósticos, incluso se hablaba de temas psiquiátricos y estaba firmado por un profesional que no tiene nada que ver con la especialidad. Además, se constató que las incapacidades coincidieron con varios viajes que hizo el juez a argentina para adelantar una especialización.

El juez John Freddy Espindola Soto, protagonista del caso, hoy fue destituido fulminantemente e inhabilitado por diez años para ejercer cargos en la Rama Judicial.