En Floridabablanca se inició la construcción de un intercambiador vial que no termina.

La megaobra del intercambiador vial de Fátima en Floridablanca fue adjudicada al Consorcio Vial Floridablanca; el contrato fue suscrito el 24 de agosto de 2017, entre la Gobernación de Santander y la Alcaldía de Floridablanca, por un valor de $ 48.500 millones, para ser entregado en abril de 2019. Su ejecución, que comenzó con cuatro meses de retraso, registró muchos tropiezos. La obra presentó graves fallas en los diseños; al ser descubiertos, los trabajos fueron suspendidos tres meses. Sin haber terminado, el 30 de diciembre del año pasado, el alcalde de Floridablanca, Héctor Mantilla, inauguró el intercambiador vehicular para mejorar el flujo vehicular en el sector nororiental de su municipio; sin embargo, la estructura luce así, sin entrar en operación y a medio terminar, y los usuarios arriesgan sus vidas al transitar por la zona.

La situación obligó la contratación de expertos para realizar nuevos diseños que salvaran el puente, pero en medio de fuertes diferencias con la Gobernación, el alcalde Mantilla insistió en la terminación de la obra, para lo cual concedió al contratista innumerables prórrogas y cuatro adiciones que superaron los $ 18.000 millones.

Pasan los meses y el intercambiador de Fátima aún no funciona; los $ 48.500 millones iniciales ya van en $ 67.000 millones si se suman las adiciones. Está en obra negra; la maquinaria, abandonada; faltan vías de acceso, seguridad, iluminación, reparcheo de todas sus calzadas y señalización.

El delegado de la Contraloría General, señor Luis Carlos Pineda, ya tomó nota de este otro elefantote. Ay, mi país y sus obras.