La siguiente es la triste historia del Hospital General del norte de Medellín: en octubre de 2014, Medellín suscribió el convenio interadministrativo con la empresa social del estado (ESE) Hospital General de Medellín, con el objeto de ejecutar el proyecto de infraestructura en salud; debía estar listo en 2017, pero han pasado casi seis años y nada de nada.

Sería un centro médico de tercer nivel que beneficiaría a cerca de 650 mil usuarios de las comunas 2, 3 y 4 del nororiente de la ciudad.

El proyecto se calculó en $50.000 millones, de los cuales la mitad la pondría el municipio y el resto, la ESE Hospital.

Pero, tristemente, hoy en el lugar solo hay un lote abandonado por el que se pagaron $650 millones y que está ocupado por habitantes de calle, ¡no se puso ni un ladrillo! Unos cuantos árboles adornan el lugar.

De acuerdo con información de la administración municipal, en el año 2016, surtidos los estudios y diseños, se evidenció que los recursos que se apropiaron por las partes no eran suficientes para el cumplimiento del objeto y además, no se contó con los recursos para dotarlo y ponerlo en funcionamiento.

Publicidad

Los habitantes del sector siguen esperando que algún día se dé vía libre a la construcción del hospital. ¡Ay, mi país!