La siguiente es la lamentable historia de la cárcel de Yarumal, en el norte de Antioquia, que debía ser construida en un lote donde funcionaba el seminario sacerdotal.

El proyecto contemplaba la construcción de una colonia agrícola para la resocialización de los reclusos; se proyectaba abrir 1400 cupos para descongestionar las estaciones de policía en Medellín.

La construcción de la cárcel demandaba inversiones por $ 65.000 millones; la Gobernación de Antioquia aportó siete mil millones de pesos y la alcaldía de Medellín, otros siete mil millones.

La construcción comenzó en marzo de 2018, pero la obra la frenó el Ministerio de Justicia tres meses después porque, al parecer, el lote no cumple con las especificaciones para la creación de una colonia agrícola; solo se avanzó un 20 %, el contrato ya venció y según la Gobernación de Antioquia, no se logró firmar una prórroga.

Para completar esta triste historia, ahora la Alcaldía de Medellín pide que le regresen el dinero invertido en la obra. Problemas y más problemas, y el proyecto, en el limbo.