Como todos los lunes, el elefante blanco. Hoy, hablaremos del estadio Guillermo Plazas Alcid, de la ciudad de Neiva. El 19 de agosto de 2016 ocurrió el derrumbe de la tribuna occidental cuando se realizaban trabajos de remodelación: el hecho dejó un saldo de cuatro obreros muertos y diez más heridos. En su momento, se dijo que fue presuntamente por errores en la planeación.

En el fallido proyecto se gastaron $ 28.000 millones. Actualmente, con las pólizas de seguros del contrato fallido de remodelación firmado en 2014, se efectúan, entre otras obras, la demolición de la placa de acceso occidental y del muro de contención porque no cumplen las exigencias en concreto requeridas, así como una viga que quedó fracturada tras el desplome de la estructura. También está contemplado el cerramiento del sector occidental en teja galvanizada, para evitar que la obra quede a la intemperie y se genere un mayor detrimento. Sin embargo, no contemplan la recuperación total del estadio ni el reforzamiento de las viejas estructuras.

Lea además: Dramático panorama de muerte en el norte del Cauca

Se estimó en $ 60.000 millones adicionales, para la terminación de la remodelación que podría la tardar, en condiciones normales, ¡cuatro años más! Y como el Atlético Huila descendió, luego toda la platica hasta ahora invertida se perderá y la remodelación del estadio continuará inconclusa, a pesar de que la Alcaldía aseguró una inversión ¡de $ 1119 millones!

Las cosas que solo pasan en nuestro país… Mi país, mi país.