Dentro de siete meses, el 16 de enero, termina su periodo de cuatro años el procurador general, Fernando Carrillo.

La elección de su reemplazo deberá hacerla el Senado antes del 16 de diciembre, de una terna conformada por un candidato del presidente, otro de la Corte Suprema y otro del Consejo de Estado. Aunque aún falta tiempo, ya comenzó la carrera entre quienes aspiran a convertirse en el próximo o la próxima jefe del ministerio público.

En el Congreso y en el Palacio de Justicia se escuchan constantemente nombres de personas que andan en una especie de precampaña. Se dice que la actual ministra de Justicia, Margarita Cabello, sería la candidata del presidente, Iván Duque, aunque no se descarta a la secretaria jurídica de Palacio, Clara María González, quien ya estuvo en la terna para fiscal.

También se comenta que el exvicefiscal Armando Otálora podría ser postulado por la Corte Suprema de Justicia. Otro nombre que suena en la Corte es el del exmagistrado del Consejo de Estado Alberto Yepes Barreiro.

Por el lado del Consejo de Estado sería ternado el exmagistrado Humberto Sierra Porto o el exministro Luis Felipe Henao, muy cercano al exvicepresidente Germán Vargas Lleras.

A estos nombres se suman otros cuatro posibles aspirantes para reemplazar al procurador Carrillo: son el viceprocurador general, Juan Carlos Cortés; el exmagistrado del Consejo de Estado Marco Antonio Velilla; el exministro de Justicia Enrique Gil Botero, y ojo con este último nombre, Gregorio Eljach Pacheco, actual secretario general del Senado, quien por obvias razones les habla al oído a los congresistas, que son quienes eligen al procurador.

En la terna para la Procuraduría no es obligatorio incluir una mujer, porque la nominación se hace por separado.