La Secretaría de la Cámara de Representantes envió las actas que pidió la Corte Constitucional para continuar con la revisión del proyecto de ley conocido como «borrón y cuenta nueva».

La demora la originó la transcripción de las sesiones virtuales de comisiones y plenarias de la corporación. Fueron más de tres mil seiscientos folios de grabaciones con mil horas de intervenciones de los parlamentarios durante las sesiones de comisiones. Por la virtualidad, las sesiones se hicieron más largas y prácticamente todos intervenían en ellas, pues a deferencia de lo que ocurría en las sesiones presenciales, en sus residencias no tenían, digamos, «escapatoria».

Publicidad

Ahora esperan que la Corte Constitucional falle pronto, para que quienes están en listas negras por algún caso pasado de morosidad en pagar un crédito salgan de ellas y tengan borrón y cuenta nueva.