Estalló tremendo escándalo en la Corte Suprema de Justicia; de un tamaño que podría tener consecuencias penales.

Ante los 22 miembros de la Sala Plena, el magistrado de la Sala Laboral Gerardo Botero Zuluaga denunció que, para llegar a la Corte en marzo de 2016, un magistrado actual y otro, que lo era, lo abordaron y le dijeron que lo apoyarían en su elección como magistrado, a cambio de que votara por Néstor Humberto Martínez en la elección del fiscal general.

Y eso fue lo que realmente ocurrió en julio de ese año: Néstor Humberto obtuvo 17 de los 22 votos.

Botero aseguró que el magistrado y el ahora exmagistrado le dijeron que con Martínez Neira en la Fiscalía tendría derecho a pedirle un cargo para una persona con un sueldo de diez millones de pesos, pero le advirtieron, según palabras del magistrado Botero, que ese puesto él tendría que pedírselo al nuevo fiscal general, pero no para algún candidato suyo, sino para dárselo a un recomendado de otro magistrado. Ante semejante denuncia, los compañeros del magistrado Botero en la Corte reaccionaron.

¡Y de qué manera! Muy molestos, todos le exigieron al magistrado Botero que presentara una denuncia formal ante las instancias legales correspondientes. En este caso, como los señalados son un magistrado y un exmagistrado de la Corte Suprema, la denuncia debe ser formulada ante la Comisión de Acusación de la Cámara. «Así lo haré» fue la respuesta que le dio el magistrado Botero a la Sala Plena de la Corte.

Publicidad

Quedan muchas preguntas flotando en este mar tempestuoso que estalló en la Corte: ¿quiénes eran los dos magistrados? ¿Así actúa la honorable Corte Suprema de Justicia cuando se trata de elecciones? Ahora, ¡todos, a esperar que el magistrado denunciante presente su acusación!