En medio de la pandemia, el Gobierno ha insistido por todos los medios en estimular el teletrabajo o trabajo a distancia para evitar la expansión del contagio del coronavirus. Sin embargo, entre los miembros de juntas y consejos directivos de varias entidades del Estado había cierta preocupación por dos razones: la primera, el aumento de las reuniones no presenciales y de las juntas por videollamada, que por lo general se prolongaban por varias horas. La segunda es que, por ley, esas juntas virtuales solo se remuneran con la mitad de los honorarios que se reconocen cuando la junta es presencial.

Resulta que el Ministerio de Hacienda prepara un decreto para acabar con el desequilibrio: igualará la remuneración de las juntas virtuales con las que se hacen de manera presencial. ¡Suena justo!