El Fondo de Adaptación, adscrito al Ministerio de Hacienda, fue constituido en el año 2011 para ayudar en la recuperación de aquellos pueblos y ciudades afectados por el fenómeno de La Niña.

Para nadie es un secreto que varias obras a cargo del Fondo de Adaptación ubicadas en diferentes zonas han registrado problemas como retrasos en construcción o fallas estructurales en la reconstrucción. Por ello, la Contraloría decidió elaborar una auditoría de cumplimiento sobre las principales y más costosas obras contratadas por el Fondo de Adaptación, entre otros, proyectos como el canal del Dique, el jarillón de Cali, el famoso puente Acordeón o puente Hisgaura, y los proyectos de vivienda en Gramalote, Jamundí, Atlántico y Magdalena.

Hoy, un agente 001 conoció los resultados de la auditoría hecha por el ente de control. El Fondo de Adaptación, básicamente, se rajó en la gestión de sus contratos. Es lo que técnicamente la Contraloría califica con un concepto adverso.

¡Atérrense! Entre lo que se encontró aparecen irregularidades por $ 68.100 millones.