Las relaciones entre el Gobierno y las altas Cortes pasan por su mejor momento después de algunos pasajes de tensión.

La prueba de esta situación es el proyecto de reforma a la justicia que radicó en el Congreso el ministro Wilson Ruiz y que fue concertado con las altas Cortes.

El proyecto tiene una meta ambiciosa: acercar la justicia al ciudadano, por medio de la utilización de todos los medios, la creación de juzgados, el traslado de despachos judiciales, la incorporación de jueces de manera temporal y hasta permitiendo la posibilidad de que, en algunos casos, los civiles puedan impartir justicia haciendo las veces de conciliadores.

Y que en 2026 exista una justicia totalmente digital.

Ministro Ruiz, la tarea no se ve fácil, pero tampoco es imposible si logra el apoyo en el Congreso.