En diciembre del año pasado hubo una fiesta en el Hospital Santa Clara: en plena pandemia y sin bioseguridad, varios funcionarios se reunieron a bailar y a brindar dentro de las instalaciones del centro asistencial. Hoy se conoció el segundo capítulo de esa historia: en el Concejo de Bogotá revelaron un audio que demuestra que Claudia Lucía Ardila, gerente de la Subred Centro Oriente, no solo tuvo conocimiento de la situación, sino que pidió discreción a la funcionaria que denunció el hecho.

Lo más grave es que el médico que grabó el video fue perseguido y degradado del cargo que ocupaba; pasó de ser supervisor a médico de urgencias en Altamira, un barrio en el extremo sur de la ciudad, y debía cumplir el turno de madrugada.

Desde el Concejo pidieron hoy la renuncia de la gerente de la subred, Claudia Lucía Ardila, por ser permisiva con las fiestas en plena pandemia y por perseguir a la persona que se atrevió a denunciar la rumba.

Publicidad