Tres funcionarios del INPEC están en líos con la justicia por ingresar, a cambio de dinero, más de sesenta botellas de alcohol al pabellón de servidores públicos de la cárcel La Picota.

Según la Fiscalía, dos guardias y un conductor utilizaron una camioneta de la cárcel para transportar dos bolsas cargadas con diez botellas de vino, cinco de ron, 16 de whisky, 35 litros de aguardiente y 12 six pack de cerveza en lata.

Le puede interesar: El alcalde Medellín revela los cambios de funcionarios en su gabinete

El destino del licor era el pabellón donde están recluidos varios excongresistas y los presos vinculados a los grandes escándalos de corrupción del país; sin embargo, antes de entregar el pedido, los guardias fueron descubiertos.

La Fiscalía les formuló cargos a los tres funcionarios por los delitos de peculado, cohecho y prevaricato, incluso, uno de ellos pasó de vigilante a presidiario.