En el documento con el que investigadores de la Justicia Especial para la Paz (JEP) solicitan que a la exguerrillera alias «Sonia» le retiren todos los beneficios del acuerdo de paz consignaron afirmaciones radicalmente opuestas.

En un párrafo manifiestan que «es claro el hecho de que la señora Omaira Rojas, conocida como Sonia, hizo parte del grupo de desmovilizados de las Farc que anunciaron su intención de retomar las armas». También aseguraron que «fue identificada claramente en los videos en los cuales se hizo el anuncio de rearme».

Sin embargo, después de estas enfáticas afirmaciones, en otra página señalan que «existe una diferencia considerable entre las dos imágenes» analizadas. Luego, aclaran que el cotejo morfológico no es concluyente y explican que solo coinciden 25 de las 38 características del rostro analizadas.

Qué horror de informe, lleno de contradicciones. Como afirma la canción: «Y tú no me dices ni que sí, ni quizás, ni que no».