Después de varios años de distanciamiento y fuertes críticas mutuas, Juan Manuel y Carlos Fernando, hijos de Luis Carlos Galán, y Rodrigo Lara Restrepo, hijo del exministro Rodrigo Lara Bonilla, firmaron la paz. Los tres jóvenes dirigentes, a cuyos padres mató el cartel de Medellín en alianza con sectores políticos, hablaron sobre la situación actual del país y analizaron el panorama electoral de cara a las elecciones de 2022.

Las diferencias entre los hermanos Galán y el senador Lara Restrepo se habían acentuado en los últimos años en público por cuenta de la intención que tienen los primeros de revivir el Nuevo Liberalismo. En su momento, Lara Restrepo les dijo que lo que buscaban era que el Estado «les regalara y financiara un partido familiar». A esas acusaciones respondieron tanto Carlos Fernando como Juan Manuel y afirmaron que siendo presidente del partido Cambio Radical, el senador Lara Restrepo había hecho campaña por la condenada exgobernadora de La Guajira, Oneida Pinto.

Finalmente, y después de tanta pelea, coincidieron en que de la pugna nada queda y decidieron izar bandera blanca. Coinciden en que es más lo que los une que lo que los separa, y quedaron en seguir conversando para seguir marchando juntos.

Aclaro que en este caso la bandera blanca no es símbolo de rendición, sino de diálogo y cese de hostilidades.