El tema del día en todos los corredores políticos: el almuerzo ayer, en el Palacio, del presidente Duque con los hijos del expresidente Uribe, Tomás y Jerónimo.

¿Fueron en representación de su padre, Álvaro Uribe? ¿Fueron en representación del partido de Gobierno, el Centro Democrático? ¿Llevaron las críticas de los uribistas a la anunciada reforma tributaria? «Ninguna de las anteriores», le dijo Tomás Uribe a un agente 001 de esta sección.

«El encuentro fue entre amigos, lo habíamos planeado con anticipación», dijo.

Le puede interesar: Remiten a Procuraduría investigación sobre convenio entre Fondo de la Policía y TransMilenio

En el comedor del Palacio se sentaron el presidente, Iván Duque, en el centro; a su derecha, los hermanos Tomás y Jerónimo, y a su izquierda, la jefe de gabinete, María Paula Correa, y el ministro del Interior, Daniel Palacios.

«La reforma tributaria fue uno de los muchos temas tratados», contesta Tomás.

Preguntó esta sección: «¿Y convencieron al presidente Duque para que no presentara una reforma tributaria tan dura que impondría el IVA a alimentos como el chocolate, el azúcar, la sal y el café?».

Publicidad

Vea también: Detectan nueva variante del COVID-19 en Belo Horizonte, Brasil

Y respondió Tomás: «No se habló en específico de eso, pero sí sobre que la reforma debe ayudar a estabilizar las finanzas públicas y hacer sostenibles los programas de solidaridad social».

Además, Tomás Uribe plantea como prioritario y urgente reducir los costos de funcionamiento del Estado en los próximos cinco años.

Tomás se declara plenamente dedicado a su actividad empresarial, pero es evidente que cuando habla, mucha gente está pendiente de lo que dice.