El elefante blanco de todos los lunes. El de hoy es sobre la construcción de las salas de cirugía del Hospital San Roque de Pradera, en el Valle del Cauca.

La obra fue adjudicada en la administración anterior: se hizo el 17 de mayo de 2018 al contratista Danilo Arzatuz Ayola, pero solo seis meses después empezó la construcción. Se trata de una ampliación del centro médico con el cual se pretendía mejorar la atención a los miles de usuarios de la región, en la zona de Pradera, en el Valle.

Publicidad

El contrato se hizo por un valor de $ 2.237.660.250 y la Alcaldía pagó el 40 % como anticipo, es decir, $ 1.070.039.386, y la obra debía entregarse en diciembre de 2018, pero no fue así. Hoy en día, casi tres años después de firmado el contrato, la obra solo lleva un avance del 30 %. No hay techos, ni adecuaciones, y en el lugar la maleza crece y crece. Y peor aún, en la obra no hay ni un alma trabajando. Según la Alcaldía de ese municipio, las obras se estancaron por la emergencia sanitaria de la COVID-19; lo extraño es que en 2018 aún no había pandemia de coronavirus.

¡Y a todos los sufridos habitantes no les queda de otra que seguir esperando y esperando! Hasta aquí mi triste elefante.