Tengo ñapa: la siguiente historia me causa una profunda tristeza.

Dicen que una tragedia nunca llega sola; es el caso de la población de Riosucio, en el Chocó, donde un voraz incendio consumió 83 viviendas y dejó casi quinientos damnificados.

Riosucio no tiene hospital; escasamente hay un puesto de salud que no cuenta con elementos muy básicos para atender a los pacientes.

Tampoco hay un cuerpo de bomberos para atender una emergencia como la que se presentó y no hay un censo detallado de la población.

Realmente, la situación no es fácil y como están las cosas, atender a los damnificados del incendio va a ser muy complicado.