Para oír y no creer, miren: nuestros indígenas del Amazonas estaban muriendo por el coronavirus. A los indígenas, finalmente les llegaron respiradores. ¿Y saben a dónde los enviaron? A lugares del Amazonas que no tienen ni agua ni luz… ¡Ni luz! ¡No tienen energía eléctrica! ¡Y los respiradores funcionan con energía!

En Amazonas, en la frontera con Brasil, están confirmados más de dos mil casos de contagiados de COVID-19, según el más reciente reporte del Ministerio de Salud. Miren lo que dijo la Universidad Nacional y esto es entrecomillado: «Han llegado respiradores a sitios sin espacios físicos ni energía para ponerlos en funcionamiento».

¿Ah? ¡Díganme que esto no es Macondo!