La Conferencia Episcopal de Colombia, que preside el arzobispo de Bogotá, monseñor Luis José Rueda, fijó hoy su posición oficial contra el reciente fallo de la Corte Constitucional que autoriza la eutanasia:

«La práctica de la eutanasia constituye una seria ofensa a la dignidad de la persona humana y fomenta la corrosión de valores fundamentales del orden social».

 

Le puede interesar: (Video) “La tierra se está levantando por sí sola”: captan extraño fenómeno geológico en la India

 

Y agrega la Iglesia en un extenso comunicado:

«Extender la eutanasia a pacientes no terminales, lejos de promover un supuesto derecho, constituiría un serio peligro para los más frágiles y vulnerables de nuestra sociedad, sobre quienes pendería el peso de la posible supresión de sus vidas, dando lugar a un serio condicionamiento para el ejercicio de las libertades. Las condiciones de grave enfermedad o relacionadas con el final de la vida deben afrontarse con profunda delicadeza y respeto, ya que son situaciones dolorosas, que ponen a prueba a la persona en su integridad y a su entorno familiar, y que reclaman, como en ninguna otra circunstancia, el ejercicio de la libertad personal y el acompañamiento de la sociedad».

Así pues, cabe aclarar que esta posición sobre la eutanasia la ha mantenido inamovible la Iglesia católica colombiana desde 1997.