Hace unos días, el Tribunal Superior de Cali le ordenó al presidente Duque borrar un trino en el que se encomendaba a la Virgen de Chiquinquirá.

El tribunal lo hizo, al tutelar los derechos de un abogado que argumentó que el primer mandatario violó la libertad de cultos que establece la Constitución nacional.

Esa decisión desató una dura reclamación de seis obispos de Boyacá y Casanare quienes, con Constitución en mano, consideran que a quien se le están violentando sus derechos a expresar su fe católica es al presidente Iván Duque.

El arzobispo de Tunja y los obispos de Chiquinquirá, Duitama-Sogamoso, Garagoa, Yopal y Trinidad aseguran en este comunicado que sí es cierto que la Constitución de 1991 habla de un Estado laico, «pero eso no quiere decir que sea un Estado indiferente y mucho menos ateo» y recuerdan que la Carta establece «la libertad de conciencia y el derecho a no ser molestado por razón de sus convicciones o creencias, ni obligado a actuar en contra de su conciencia».

Están bravos los obispos. ¡Virgen de Chiquinquirá!