Es tan grave el número de demandas que existen contra la nación y las sumas que se reclaman, que el Estado decidió adoptar medidas especiales para evitar, o por lo menos prevenir, que esa avalancha continúe.

Vean esto: actualmente, cursan contra la nación 362.000 demandas con pretensiones por $ 424 billones.

Ante semejante desastre, la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado decidió poner en marcha un programa para prevenir nuevas querellas, que tanto impactan los recursos del Gobierno y las finanzas públicas; 62 entidades del Estado fueron vinculadas a este plan, de las cuales diez ya implementaron una estrategia para la prevención de demandas.

Entre las entidades están la Agencia Nacional de Seguridad Vial, la Escuela Superior de Administración Pública, Findeter y el Fondo Nacional del Ahorro.

Entre las instituciones que no han hecho la tarea están, entre otras, el Servicio Geológico Colombiano, la Registraduría Nacional y el Ministerio de Trabajo.

Miren: el presupuesto nacional de gastos e inversiones que está en ejecución vale $ 271,7 billones ¡y las demandas superan los cuatrocientos billones!

Y lo peor es que cuando los jueces condenan a la nación, que es casi siempre, ¡comienza la cuenta para intereses por mora! ¡Ese es el gran desastre de nuestros pobres recursos!