En medio de la crisis por falta de camas de cuidados intensivos, desparecieron ocho ventiladores del Hospital Simón Bolívar, ubicado en el norte de Bogotá.

Esta tarde se descubrió que un camillero del propio hospital, que ya fue capturado, sustrajo los equipos. El hombre alcanzó a sacar cuatro ventiladores y cuatro bombas de infusión avaluados en treinta millones de pesos.

 

Vea también: Se alista nuevo agendamiento para segundas dosis de la vacuna contra el COVID-19

 

Las autoridades determinaron que los equipos de ventilación terminaron en una prendería, fueron vendidos y no han sido recuperados. El hospital reportó el robo al Invima para impedir su comercialización. Las cuatro bombas de infusión sí fueron recuperadas y la empresa de vigilancia repuso los ventiladores robados.