La Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (USPEC) es la encargada de sacar adelante las obras de infraestructura carcelaria.

Hoy, recibió un jalón de orejas por fallas en su gestión. Al concluir una auditoría de la Contraloría se encontró que la esa entidad carcelaria dejó de ejecutar $ 44.000 millones, que equivalen casi a una sexta parte del presupuesto total de inversiones carcelarias, que fue de $ 285.000 millones.

Los detenidos muriendo de hacinamiento y enfermedad y los fondos, congelados. ¡Qué horror!