Los hechos violentos ocurridos en la región de Urabá entre 1985 y 2014 quedaron consignados en dos informes entregados por grupos de víctimas a la JEP

El primero, centra su atención en un hecho de triste recordación para el país: la masacre de La Chinita, ocurrida en 1994 en Apartadó, cuya responsabilidad se atribuye a las Farc-EP y cuyas víctimas en su mayoría fueron trabajadores bananeros y activistas del partido Esperanza, Paz y Libertad, surgido de las negociaciones de paz con el EPL.

Publicidad

 

Conozca más: Enel Colombia, la nueva empresa energética fruto del acuerdo entre GEB y Enel

 

El segundo informe, titulado «La sombra oscura del banano», analiza el rol de algunos empresarios y funcionarios de la época en la financiación y promoción de los grupos paramilitares.

Estos dos documentos contienen los testimonios de las víctimas de una de las regiones más golpeadas por la guerra.