Fallo en favor de las mujeres habitantes de la calle. La sentencia beneficia a las mujeres que no tienen acceso a los productos de higiene básicos para los días de su periodo menstrual. La tutela precisamente fue presentada por una mujer de escasos recursos, en situación de indigencia, que debe decidir entre comprar comida, pagar un lugar para pasar la noche o adquirir un paquete de toallas higiénicas.

La Corte, con ponencia del magistrado Alberto Rojas, estudió el caso y encontró una situación delicada porque estas mujeres se ven obligadas a utilizar implementos que no son adecuados, algunos extraídos hasta de la basura, para pasar su periodo menstrual, lo que pone en riesgo su salud.

La Corte ordenó a la Secretaría de Salud que les garantice a estas mujeres el suministro de toallas higiénicas y, además, que diseñe una política pública dirigida a mujeres en situación de indigencia, para proteger su vida. Que se cumpla, ¿no?