Las aseguradoras terminaron esta tarde un primer avalúo de los daños que se produjeron el viernes durante el violento ataque de encapuchados contra las instalaciones del Icetex.

La cuenta ya va en novecientos millones de pesos. Hay daños de fondo en los cuatro primeros pisos: hay que cambiar 85 ventanas de seguridad —cada una cuenta más de tres millones de pesos— ventanas, vidrios y vitrales. Hay despedazados 60 equipos de cómputo con discos duros, pantallas, digiturnos, impresoras y video beam. También destrozaron las cámaras de seguridad y los sistemas hidráulicos del edificio. Agreguen sillas, escritorios, carteleras, circuitos eléctricos, redes de agua, el internet, etcétera. Hasta las alarmas contra incendios quedaron inservibles; de hecho, esos aparatos se activaron por efecto de las llamas, lo que contribuyó a aumentar los daños. Agreguen tiempo y mano de obra. La cafetería que utilizaban los trabajadores para almorzar fue la que resultó más afectada por la cantidad de piedra que arrojaron los vándalos.

Icetex: donde se educa a la gente con capacidad, ¡así no tengan fortunas! ¡Qué barbaridad!