El Icetex está afectado por un grave problema: una norma estableció que, a partir de este año, cualquier crédito o beca que otorgue solo puede estar destinado a estudios en instituciones universitarias con acreditación de alta calidad.

A simple vista, esto parecería bueno, notable e importante, porque la educación en Colombia debe apuntar a la calidad. El problema es que, de 289 instituciones de educación superior que existen en el país, solo 50 están acreditadas, y de más de doce mil programas de estudio, únicamente 1300 cuentan con certificado de acreditación. En otras palabras, al incluir la norma en el Plan de Desarrollo, que tiene una duración de 4 años, no se previó que ese era un tiempo demasiado corto para que todas las universidades alcanzaran, en ese lapso, niveles de alta calidad en educación. El proceso, por lo demás, es demorado y dispendioso. Como resultado de esta imprevisión, hoy muchos estudiantes están afectados, principalmente en departamentos como Arauca, Amazonas, Putumayo, Caquetá, Vichada, Guaviare, Guainía y La Guajira, donde la oferta educativa no solo es poca, sino que no cuenta con certificado de acreditación. Un ejemplo de ello es Arauca, donde el año pasado se otorgaron 392 créditos, y este año, solo 92.

Estas cifras muestran un panorama preocupante frente al acceso de nuestros jóvenes sin grandes recursos a la educación superior. El Icetex estudia medidas para tratar de mitigar el impacto.