El excomisionado de paz del gobierno Pastrana, Camilo Gómez, pidió a la JEP que lo escuchara como testigo directo para entregar información que tiene sobre los secuestros que las Farc realizaron contra miembros de la Fuerza Pública.

Camilo acudió a la JEP para pedir que fuera citado para relatar todo lo que sabe de los secuestros de casi cuatrocientos uniformados que permanecieron años y años en la selva, varios de los cuales nunca regresaron. La JEP decidió citar al excomisionado a una declaración juramentada para que relate la forma como fueron tratados en cautiverio y explique cómo se dieron las liberaciones.

Un agente 001 supo que el excomisionado de paz dirá a la JEP que lo ocurrido con nuestros policías y soldados es que fueron víctimas de un delito de lesa humanidad, al cual no se les puede aplicar la figura de «prisioneros de guerra». La diligencia fue programada para el miércoles 28 de agosto.

La información que tiene Camilo corresponde a la peor época del conflicto y muy pocas personas la tienen.