El Ministerio de Salud había anunciado hace dos semanas que las personas que se vacunaran contra la COVID-19 con la vacuna china de Sinovac deberían aplicarse la segunda dosis a los 56 días y no a los 28, como inicialmente estaba previsto.

Días después, el mismo ministerio expidió la Resolución 342 sobre asignación y distribución de las vacunas, que en su artículo quinto, parágrafo 1 señala lo siguiente:

«[…] Se mantiene la recomendación del laboratorio Sinovac […], en cuanto a que la segunda dosis debe ser administrada 28 días después de aplicada la primera dosis […]».

Además, señala que «[…] Las personas que durante el intervalo entre la primera y la segunda dosis sean diagnosticadas con COVID-19, no deberán recibir la segunda dosis».

Importantes IPS consultadas por esta sección manifestaron que son frecuentes las órdenes y contraórdenes que expide el Ministerio de Salud y que se hallan desconcertados con medidas que se toman un día y se revocan después.

Si en las IPS, en las clínicas y en los hospitales están despistados con tanta orden y contraorden, ¿se imaginan cómo están los ciudadanos, que lo único que quieren es vacunarse? Ministro, ministro…