La Unidad Deportiva El Salitre en Bogotá se convirtió en un símbolo del desorden, la anarquía y la corrupción.

Lo que empezó en 2017 como un reforzamiento por doce mil millones de pesos terminará costando más de treinta mil millones de pesos.

El contratista a cargo de las obras incumplió, aunque tenía diez meses para terminar la intervención. Ya han pasado tres años ¡y solo registra un avance del 38 %!

La unidad del Salitre, que desde 1973 fue la casa de ligas y deportistas bogotanos, está casi en ruinas, desmantelada e inservible.

Ante la negligencia, el abandono, la ineficiencia y el robo, el Instituto Distrital de Recreación y Deporte abrió un proceso sancionatorio, tomó posesión del predio y comenzó la liquidación del contrato de la obra.

Publicidad

El Distrito reclamará el 20 % del valor del contrato y avanza en los estudios para reiniciar obras; la idea es retomarlas en el segundo semestre del año 2022 y entregar la nueva unidad deportiva en 18 meses.

¡Y después preguntan por qué andamos en las que andamos! ¡Ave María