Campesinos y guardabosques del Parque Natural Chingaza acaban de reportar la aparición de varios ejemplares de la rana arlequín, especie que se consideraba extinta desde hace 30 años.

La rana arlequín es un pequeño anfibio endémico de Colombia, denominado científicamente Atelopus lozanoi y que tras su avistamiento en el municipio cundinamarqués de Choachí ya cuenta con un estricto protocolo de control y monitoreo por parte de expertos de Parques Nacionales para garantizar su preservación.

En estos tiempos de pandemia, en los que tenemos que tragarnos tantos sapos, qué bueno que reaparezcan ranas buenas, como la arlequín. Enhorabuena por la sabia naturaleza.